Progreso para la humanidad, es el lema de Hyundai, dice su director Carlos Muñoz

RICARDO RODRÍGUEZ-LONG

Repentinamente en el 2019 el ingeniero nuclear Carlos Muñoz cambio su futuro y tomo las riendas de las Américas para la empresa coreana Hyundai.

El darle el control a un extranjero no ha sido algo común en las empresas asiáticas y poner a cargo de todo un continente a un ejecutivo español algo más raro todavía.

Muy pocas veces se tiene acceso a estos ejecutivos y por lo tanto realmente no sabemos nada sobre ellos. Hyundai fabrica y entrega más de 4 millones de carros al año alrededor del mundo.

Se requiere un liderazgo muy especial dentro de un mercado tan competitivo donde siempre hay miles de millones de dólares en juego. La oportunidad de tener un mano a mano con Muñoz no la podía dejar pasar. Me intrigaba saber más sobre este líder hispano y los detalles de la industria.

Me llamó la atención desde el inicio de la conversación la actitud de este dirigente. En pocas palabras la separación entre periodista y entrevistado desapareció y paso a ser una plática entre colegas de una industria. Su carrera comienza cuando el joven Muñoz viajaba en tren desde las afueras de Madrid a la politécnica cursando estudios de ingeniera nuclear.

Mas de una vez perdió el último tren de regreso y uno de sus amigos le dijo que ya era hora de que adquiriera un automóvil. Este mismo amigo le dijo que tenía una conocida que estaba involucrada con una agencia. Esa joven le ayudó a conseguir un plan especial de compra, comenzaron a ser amigos … “y terminé casándome con ella” me contó Muñoz.

Con el accidente en la planta nuclear en Chernobyl y preocupaciones por parte de los gobiernos con respecto a la energía nuclear, el futuro para Muñoz de repente se hizo incierto. “Muchos de los proyectos para los cuales estudiaba quedaron en el aire. Pero al mismo tiempo comencé a aprender más sobre el negocio de los coches. Me llamó la atención la logística, la dificultad tecnológica, cadena de suministro, los distribuidores, concesionarios, post venta, incentivos, quedé enamorado de lo complejo que era toda la operación.

Sobre la fabricación de autos me dijo: “Esta es una industria fantástica donde siempre hay innovación, como lo vemos con los coches eléctricos y con celdas de hidrogeno, todo esto es tecnología de punta”.

Su trayecto laboral pasó por España, Francia, China, Japón y ahora Estados Unidos.

Le pregunté como definía al consumidor americano. “Extremadamente demandante. Porque sabe mucho, él quiere lo mejor, al mejor precio, con el mejor servicio y lo quiere ya”.

Le pedí un ejemplo de uno de los mercados en que ha trabajado antes y me contó: ” Comprar coches en otro continente es muy diferente. En Europa el cliente va a la agencia, ve las fichas técnicas, las fotos del coche, se informa de los incentivos, etc. y se le pide el automóvil al concesionario que luego de semanas, o meses, dependiendo el modelo se le hace la entrega. Aquí en EE.UU más del 90% de las entregas son inmediatas. El cliente sale manejando su vehículo y a veces con solo la firma en el contrato. Esa es una peculiaridad de este mercado. Otra cosa es que, debido a las distancias, y a que se viaja con la familia, el cliente quiere un coche mas grande”.

La manera en que se hace el mercadeo para los carros también es totalmente distinto y Muñoz apuntó: “La publicidad es diferente aquí porque en otros mercados las campañas publicitarias se realizan en ciclos de meses y aquí es para vender hoy mismo.

Hemos visto que anuncios que han salido en la mañana han resultado en ventas de coches por la tarde. Algo único en el mundo”.

Debido a la pandemia y los avances tecnológicos me intrigó lo que pudiera pasar en el futuro de las agencias en este país y me contó con toda confianza:” Los datos indican que al 50% de los consumidores todavía les gusta interactuar personalmente con la agencia. Durante este difícil periodo vimos como en las agencias se ha digitalizado el proceso de venta y postventa. Pero estas no serán remplazadas”. Continuó: “En La era de la electrificación, las agencias son una parte sumamente importante. El rol de ellas será de ayudar en la transición. Al final del día los coches necesitaran algún tipo de mantenimiento”.

¿Y qué opina sobre los hispanoparlantes del país?

“Definitivamente, dentro de la información que tenemos, hemos visto que un alto porcentaje de hispanos prefieren hacer negocios en español. Por parte de Hyundai tratamos de estar al frente de ese consumidor involucrándonos, como por ejemplo con el futbol. También estamos haciendo esfuerzos internos para comprometernos más en la comunidad hispana. Con lo que aprendemos podemos mejorar nuestras acciones”.

Hyundai entro al mercado estadounidense en 1985 con un carro compacto llamado Excel directamente importado desde el sur de Corea. Con un precio de $4.995 y una carrocería diseñada por el famoso italiano Giorgetto Giugiaro. El Excel llegó a vender más de 150.000 unidades en su primer año.

Pero en poco tiempo los problemas mecánicos lo convirtieron en sinónimo de mala calidad.

Desde entonces la empresa trabajó arduamente y hoy en día su calidad así como su confiabilidad están a la par de los mejores fabricantes del mundo.

Le pregunté cómo cambiar la percepción hacia la marca: “La opinión es algo que se demora en cambiar. Pero lo más importante es el producto. De nuestra parte hoy ofrecemos una gama muy completa que incluye los coches tradicionales, híbridos, eléctricos y, con el Nexo que utiliza hidrógeno, tenemos lo más avanzado en tecnología. Pero estamos convencidos de que el futuro es eléctrico y hemos creado una marca separada, IONIQ, para enfatizar nuestra estrategia a largo plazo. Entonces el producto es la clave. La durabilidad, confiabilidad, son la base. Presentamos la mejor garantía, 10 años de garantía. Estamos posicionando a Hyundai como una marca de alto contenido tecnológico y gran valor agregado. El objetivo a largo plazo es el ofrecer progreso a la humanidad”. Consulte con JD Power, la empresa líder que provee datos sobre la calidad de los vehículos, y confirmaron que el Grupo Hyundai ofrece una de las más altas calidades y confiabilidad en el mercado de hoy.

Hyundai está en camino a poner en las carreteras a 1 millón de autos electicos para el 2025. Algo que suena difícil de alcanzar. Y bajo el emblema Progreso para la Humanidad hay un montón de cosas que pueden ser demasiado complejas para solo una empresa. Muñoz me dijo: “Lo bueno es que ya tenemos la experiencia en el sector EV. Estados Unidos tiene un rol sumamente importante en el desarrollo de este programa. Los coches comparten la nueva plataforma E-GMPP (Electric Global Modular Platform) que permite un rango de 300 millas y la facilidad de recarga en corto tiempo. Pero parte de la estrategia de Hyundai es hacer proyectos conjuntos con otras empresas de tecnología de punta para agilizar y avanzar con el progreso. Una de estas es Motional (uniendo las palabras en ingles emoción y movimiento) que es una colaboración con Aptiv para el desarrollo de de conectividad y autonomía móvil. Otra es Urban, donde se trata de perfeccionar el auto volador Y también adquirimos el 80% de Boston Dynamics (empresa de robots) porque el futuro de movilidad incluye la inteligencia artificial”.

Muñoz habla claro y su tono se convierte en la herramienta mas eficaz. Bajo su control en América hoy esta empresa es capaz de ponerse al lado de la icónica Toyota. Un desafío sin dudas, pero durante nuestra conversación pude ver un hombre muy capaz y enfocado en su objetivo. Y eso, no importa la industria, es lo que trae resultados.